Dior abrió la última Semana de la Moda

Luego de Nueva York, Londres y Milán, las pasarelas de París marcaron el comienzo de la última Semana de la Moda. Christian Dior fue quién tuvo el privilegio de realizar la primera presentación.



¿De qué se trató su propuesta? Presentó su colección Primavera Verano 2020 en una pasarela que convirtió en un bosque. La idea fue de su diseñadora y directora creativa, María Grazia Chiuri, quien creó ese escenario por respeto a la naturaleza y con una iniciativa basada en la sostenibilidad: # PlantingForTheFuture (sembrar para el futuro).

“Un jardín es un proyecto de futuro, aporta oxígeno literalmente a nuestras vidas. La creatividad debería ser responsable, el medio ambiente es algo que nos afecta a todos”, declaró María a Vogue previamente al comienzo del desfile.


Con esta premisa y sus diseños para esta temporada, nos invitó a cuidar del mundo en el que vivimos y de todos nosotros. Su inspiración de bosques y jardines tuvo que ver también con la hermana menor de Christian Dior, Catherine, quien fue torturada en un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial y tras ser liberada, se convirtió en jardinera y botánica para, después de tanto horror, cultivar libertad e independencia.

Hoy, en un presente de lucha por la crisis climática, su mensaje no es menor y por supuesto no pasó desapercibido. Convertir la pasarela en un bosque, no fue sólo una escena que duró el poco tiempo del evento, sino que, los 164 árboles utilizados en su escenografía fueron destinados a unirse a varios proyectos de sostenibilidad para ser replantados en distintas áreas de París.



@AtelierCocolo, es el colectivo de botánicos, jardineros y paisajistas elegidos por María que participaron en el armado del show. Además de utilizar árboles, la propuesta fue totalmente reciclable y libre de plásticos.

¿Los diseños? Revivieron la belleza y diversidad de la naturaleza, que marcarán la moda de la próxima temporada. La colección incluyó sombreros por ser un accesorio útil para estar frente al sol, y los estampados, bordados y joyería fueron inspirados en especies naturales. Los colores representan distintas emociones y abundan los tonos tierras.

Los bolsos y el calzado fueron confeccionados con una técnica de lienzo bordado. Los diseños de zapatos fueron planos porque se basaron en alpargatas y botas de jardineros. Se destacaron por ser cómodos, no sólo bonitos. Prendas como pantalones anchos, shorts sueltos, faldas largas y chaquetas, camisas y vestidos amplios también formaron parte de la propuesta.

Por: Magalí Müller

Fotos vía Vogue

THE FASHION RUE.