Golden Globes: una red carpet particular

Una nueva edición de los premios Golden Globes se llevó a cabo la noche del domingo. Uno de los momentos más esperados por todos es la red carpet, para ver a todas las estrellas nominadas e invitadas lucir sus atuendos de las grandes casas de moda del mundo entero.


Año a año las alfombras rojas marcan tendencia a modo de desfile, pero en los Golden Globes de la noche de ayer, los diseñadores se libraron de todo convencionalismo, se salieron de las líneas, y se inspiraron más en la personalidad de los protagonistas. Hubieron vestidos de todos los colores, confeccionados en todos los géneros, largos y cortos. Tanta variedad hubo, que en TFR les vamos a mostrar una selección de los mejores.



CATHERINE ZETA-JONES deslumbró con un vestido de Elie Saab verde esmeralda: una pieza que lo tenía todo. Un diseño escultural, casi arquitectónico; la combinación perfecta entre vanguardia, sensualidad y elegancia. Elie Saab no podría haberlo hecho mejor, el atuendo tiene las proporciones y el equilibrio exacto, un corset complejo con una cintura ceñida, un tajo que deja ver piel detrás de esa cantidad de satén y una pequeña cola para darle ese toque de volumen y llevar algo de peso visual hacia el final del vestido.


ELISABETH MOSS: la actriz estadounidense si que sabe cómo quebrar las reglas, hizo su entrada a los Golden Globes con un vestido de Dior en un largo modular por encima de la rodilla, total black y reformulando el sistema vestimentario del hombre y convirtiéndolo en un atuendo femenino. El smocking, fue descompuesto para ser corset y falda, el típico y tradicional traje masculino pasó a ser el típico y tradicional traje femenino. Supongamos que Elisabeth y Dior hayan elegido el diseño aleatoriamente, este vestido no deja de comunicar lo que comunica: la toma de riendas de la mujer, su independencia, su autonomía, y la igualdad ante el sexo opuesto. Realmente es una pieza que da mucho que hablar y podría ser profundamente analizada, por eso consideramos a la señorita Moss, una de las mejores vestidas.




ALISON BRIE se robó todas las miradas al poner un pie en la red carpet, llevaba un diseño de Vera Wang en un celeste cielo que era de ensueño. El vestido fue confeccionado en tul y consistió en una falda completamente vaporosa, voluminosa pero liviana a la vista que se ceñía en la cintura; en la parte superior, la actriz, llevaba un escote en v profundo y con transparencia, que dejaba ver un bustier en pedreria plateada. Un diseño ultra femenino y una acertada elección de parte de Alison Brie.


JULIA ROBERTS y un Stella McCartney que la hizo lucir con diez años menos. Indudablemente, la protagonista de Mujer Bonita es una de las mujeres más bellas del mundo, y ha pasado el tiempo y aún sigue siendo sinónimo de belleza. Fue una de las pocas de la noche que llevó pantalones, unos clásicos cigarette con un corset drapeado a un solo hombro que dejaba caer una cola de tul sobre la parte posterior del outfit. Correctisima Julia merece estar entre las mejores vestidas. Para destacar, el peinado juvenil de ondas grandes hacia un costado de su hombro. Lo amamos.


CHARLIZE THERON vistió un modelo de Dior muy clásico, en blanco y negro, pero que se destacaba del resto: por la silueta, por el minimalismo y a su vez por su complejidad. No sólo los hombres llevan moño o bow tie, Charlize también lo hizo y en un tamaño exagerado. Otra de las mujeres que se animó a un look andrógino y con aires masculinos. El estilismo estuvo perfectamente completado con un peinado corto engominado y un makeup natural.


EMMA STONE fue una de las más finas y elegantes de la noche. Lució un vestido de Louis Vuitton en gasa rosa pálido con escamas bordadas en canutillos y pedrería en tono cristal. La silueta es lánguida y a penas ceñido en la cintura. Muy acertada la elección de accesorios en plata y el peinado semi recogido descontracturado y lánguido acompañando al vestido, un 10 el total look. Emma Stone siempre se encuentra entre las mejores vestidas con su sello personal como marca registrada: el pelo cobrizo, mejillas rosadas y una sonrisa brillante.





GEMMA CHANG fue una de las preferidas por la crítica. Su Valentino en azul royal fue un éxito; y es que si de diseño hablamos, fue uno de los más ingeniosos de la noche. La nueva era de Valentino está marcada por vestidos voluminosos, y esta no fue la excepción, la falda acampanada de la pieza denotaba a su diseñador. El atuendo de Gemma condensaba elegancia, alta costura, algo de lo deportivo y vanguardia. Se trata de un top de siza sport y cuello redondo, rematado en una parte inferior compuesta: una primera capa que era un short y una segunda, una falda que al igual que en la baja edad media, se lleva abierta adelante y en este caso dejaba ver la pierna de la actriz, además esta falda tenía unos bolsillos. El look fue completado con un calzado bien clásico, stilettos en el mismo tono y rasados. Chang definitivamente fue una de nuestras preferidas y nos atrevemos a decir que ella es THE BEST DRESSED.





ROSAMUND PIKE eligió un Givenchy distinto a todo lo que hemos visto hasta ahora. Este diseño así de sobrio y clásico como se lo ve, tiene muchos recortes que dejan al descubierto su blanca piel. En alto contraste un total black impactante, algo a lo que nos tiene acostumbrados la casa francesa. La falda de este vestido es todo un espectáculo aparte, al cuerpo hasta la altura de la segunda cadera y acampanada hacia el final. Tiene transparencia, brillo y opacidad, un juego de géneros muy astuto por parte de Givenchy. Algo que no nos termina de convencer, pero que no por eso nos hace descartar este look, es la chaqueta de estilo torero y metalizada que lleva la actriz sobre los hombros, creemos que no sigue la lógica del outfit y desentona pero le damos el mérito de hacer de este look algo diferente.


SAOIRISE RONAN by Gucci. Este look no podía pasar desapercibido ante nuestra mirada. Este vestido sin dejar de ser actual nos trae algo de los años 20s, del charleston y del baile, en su versión moderna, larga y escotada. Completamente confeccionados en hilos de canutillos en tono plata, este Gucci nos deja sin aliento cuando Saoirise camina por la alfombra roja. Por otra parte no podemos dejar de destacar el trabajo de estilismo que hay en este look, cada detalle fue cuidado como si fuera el único, los pendientes en brillantes con esmeraldas son una pieza fundamental y juegan un papel muy importante. A una silueta tan sencilla como esta, le aportan el carácter imponente que la actriz con cara de niña necesita. El peinado y el maquillaje fueron acertadísimos.


PATRICIA CLARCKSON merecía estar entre nuestras elegidas. Llevó un vestido de Georges Chakra, que si bien creemos que no es el más acertado para la actriz, fue uno de los más lindos que vimos. Se trata de un degradé que va desde los anaranjados y rojos hasta el fucsia, una combinación de lo más fresca y alegre que siempre es bueno para la vista. Nuevamente el tul se hace presente como género, es uno de los más elegidos de los diseñadores con el fin de crear un volumen importante pero a la vez etéreo y volátil. La parte superior del atuendo consistió en un escote en V pronunciado pero cuidado, que deja ver en las sisas una capa de tul con cristales a tono, algo de brillo en el perfil de la prenda que está correctamente implementado. Lo que nos encanta: las capas de tul que caen desde los hombros hacia el suelo, integrando la cola del vestido.





Por Gisella Martino Cepeda

Fotos vía Vogue UK



THE FASHION RUE.