Lo que París Haute Couture Week nos dejó

Una de las semanas más esperadas del semestre pasó, las figuras más importantes de la Moda y los fashionistas del mundo entero migran a una misma ciudad: Paris, la cuna de la Alta Costura. Temporada a temporada las principales casas de Moda se reinventan, innovan y deslumbran con sus diseños en pos de seguir vigentes y seguir permaneciendo en el tope de esta industria.

Si de rendirle homenaje a la Moda se trata, nada como la Haute Couture Week, durante cinco días consecutivos una de las capitales más importantes del mundo se revoluciona, y convierte sus calles en pasarelas. En The Fashion Rue MAG les contamos lo mejor de los shows.


Givenchy

La colección Autumn Winter Couture de la casa francesa fundada en los años 50s, fue la elegida para inaugurar esta semana a pura Moda. Clare Waight Keller presentó sus diseños sobre una pasarela espejada en el Musée des Archives Nationales. Un total de 43 piezas formaron parte de una colección con colores completamente otoñales que iban desde el negro al gris pasando por azules, blancos, marsala y morados. Las siluetas, como todo Givenchy, buscan estilizar el cuerpo de la mujer formando un rectángulo apenas ceñido en la cintura. Los géneros van desde bordados y lentejuelas hasta terciopelo y seda. ¿Lo mejor de la colección? El geometrismo, los plegados tipo origami sobre el cuerpo, el juego de diagonales y el volumen. A continuación los diseños más deslumbrantes:



Christian Dior

En el segundo día de la PHCW, fue el turno de Dior. María Grazia Chiuri presentó su nueva colección de lujo sobre una pasarela blanca impoluta, minimalista que tenía de fondo una escenografía que rendía homenaje a la casa Dior y hacía un rápido repaso por la historia de la moda y los diseños de la marca francesa. Setenta vestidos desfilaron en el Musée Rodin con la premisa de una mujer segura de sí misma, ultra femenina, pacífica, francesa a más no poder e imponente. La paleta de color comprendía colores neutros como el gris, el negro, el nude y luego colores como el tostado, el rosa Dior, el verde musgo, verde azulado, azul, anaranjado, ocre y petróleo. La diseñadora de las colecciones de mujer y alta costura, respetó la tradicional silueta reloj de arena que caracteriza a Dior y buscó innovar con texturas y géneros, sumando al tul que venía haciendo furor, algo de seda ultra brillante y rígida formando un geometrismo que rompe con la organicidad de los vestidos que vimos en colecciones anteriores. A continuación les mostramos lo mejor de este desfile.



Schiaparelli

La semana de la Alta Costura se llenó de vida y movimiento, se tiñó de colores y estampados con la magia de Schiaparelli. Bertrand Guyon hizo su aparición con 42 diseños de estilo ecléctico que sólo pueden tener lugar en la casa fundada por Elsa Schiaparelli. Como siempre, se utilizó ese guiño a la naturaleza y se incluyeron apliques y figuras de animales e insectos, homenajeando a los primeros trajes de la diseñadora italiana. Los vestidos son completamente surrealistas, rompiendo la frontera entre lo que es lindo y feo, los textiles son intervenidos creando así lo nuevo y lo diferente. A continuación lo vamos a ver explícitamente en imágenes.




Chanel

Los shows de Chanel siempre superan las expectativas, cada uno es inolvidable en sí mismo, quedan en nuestra memoria por años y cuando el recuerdo se esfuma, comenzamos a imaginar el próximo desfile. ¿Hay algo que Karl Lagerfeld no pueda hacer? ¿O algo que no haya hecho? La cabeza de Chanel siempre tiene más para dar, nunca lo habremos visto todo con él. Como siempre, el Grand Paláis es el lugar a donde las máximas figuras son convocadas, este lugar ha visto pasar sueños, carreras, metas, principios y finales. Esta vez París estuvo dentro del Grand Paláis, la escenografía estuvo inspirada en las vistas y los sonidos de la ciudad de las luces, recreando así un paseo al costado del Sena y los típicos puestos verdes que caracterizan a la capital francesa. En este marco, sesenta y siete trajes hicieron su pasada, y se vio de todo, desde los típicos trajes tweed que distinguen a la marca, hasta vestidos volumétricos y vaporosos con cinturas híper ceñidas y faldas extra acampanadas. El desfile comenzó con unos austeros trajes hechos de tweed en colores grises, con chaquetas de un largo que superaba apenas el largo típico de un Chanel, y con faldas largas hasta arriba del tobillo con tajos pronunciados en los laterales. El transcurrir del show nos demostró que estábamos equivocados si habíamos pensado que eso era todo, que íbamos a ver más de lo que Madmoiselle Gabrielle había hecho en su época; luego de veinte trajes, el desfile hizo un giro inesperado. ¿Estos vestidos fueron diseñados por la misma persona que ideó los trajes? Sí, resulta que Karl no va a dejar de sorprendernos nunca, incluso muchas veces en la misma tarde. Fue allí cuando salieron a la pasarela una seguidilla de vestidos que comprendían modelos que utilizaban la cintura muy marcada un poco más abajo del busto, dando comienzo así a una falda voluminosa, acampanada, con varias capas de tela y un largo a la rodilla. Sumado a esto vimos mangas fruncidas, brillos, plumas, flecos, volados, superposiciones e irregularidades, transparencias y corsetería (lo que es rarísimo en Chanel). Veamos en imágenes lo que fue Chanel.



Fendi

Otra aparición de Karl Lagerfeld en la pasarela, pero esta vez acompañado de Silvia Venturini y representando a la casa de moda italiana de las dos F. Lo que vimos fue un estilo sixties reinventado, los típicos peinados de aquella época con mechones delanteros engominados y recogidos voluminosos, un makeup que destacaba los ojos mediante delineados pronunciados y calzado con taco cuadrado medio y punta “pico de pato”, completaron la propuesta del styling retro. En cuanto a las prendas hemos visto una paleta de color muy amplia y de colores desaturados en materialidades como plumas y pieles sintéticas, tulles y sedas. Lo característico de la colección, podría decirse que son los extravagantes cuellos en piel.



Valentino

Uno de los últimos shows fue el de Valentino, con la presentación de una colección sin antecedentes en la historia de la marca. La firma dirigida por Pierpaolo Piccioli salió a la pasarela con unos diseños de lo más extravagante, surrealistas, y coloridos. La mayoría de los trajes respetaban la típica silueta trapezoidal de los años 70s. La paleta de color comprendía colores saturados, del rosa al verde, del naranja a los púrpuras y resaltaban en estampados voluminosos. El volumen entonces fue la clave de esta colección, el volumen aplicado a las faldas, a los hombros, a las mangas y a los peinados inclusive. Veamos lo mejor de la sorprendente colección de la firma italiana.



Maison Margiela

Para los amantes de la Moda Arte, la Moda Conceptual, y el tratamiento de la indumentaria como pieza escultórica, John Galliano rompió con todas las estructuras y convencionalismos de la Alta Costura nada más y nada menos que en París. El diseñador dijo que la colección está inspirada en la generación millenial y cada diseño ha sido concebido con esos ojos. El desfile de Margiela desafía los cánones cuestionando qué es lo “fashion”, qué es lo “cool” y qué es el Haute Couture. Así fue que vimos diseños exorbitantes, lúdicos y contemporáneos acompañados de una propuesta estilística que nos remitía al mundo digital, a lo virtual, a lo nómade y a lo global. El recurso más utilizado por Galliano ha sido la reformulación de tipologías, seguido por la alteración del orden de las pieles y la alteración del uso convencional de cada tipología, en esto se apoyó para construir una colección innovadora. Se incluyeron todos los colores de la escala cromática sobre materialidades sintéticas, transparentes, traslúcidas y opacas. Las prendas lucían como verdaderas esculturas en las modelos, dejando en segundo plano la figura humana. Veamos un poco de lo que fue uno de los mejores shows de esta semana.



Por: Gisella Martino

fotos vía Vogue

THE FASHION RUE.