Miradas: lo nuevo de Jorge Pedalino

Actualizado: 13 de may de 2018

El pasado martes, Jorge Fashion & Tailoring presentó su colección Otoño-Invierno ’18 en un piso del Palacio Estrugamou. Desde la presentación de su anterior colección “Personalidad”, estábamos a la espera de su próximo show y con las expectativas por las nubes.

El día finalmente llegó y fuimos convocados al desfile seguido de un cocktail en una de las propiedades del famoso Palacio Estrugamou ubicado en el barrio de Recoleta. Una noche lluviosa fue el marco perfecto para que la Moda, el Arte, la Arquitectura y la Música se reunieran para celebrar lo nuevo de uno de los diseñadores más talentosos y jóvenes de la escena local. Resulta que Jorge Pedalino es un detallista nato, y en sus shows no sólo nos deleita con sus diseños, también lo hace con una locación elegida especialmente para que sus modelos desfilen y el público viva un momento único. El detalle se encuentra en todo, desde el catering elegido, la bodega y los vinos hasta la música y la DJ, Caterina Spinetta.

Lo que vimos fue sublime, una noche mágica y perfecta, de moda y lujo, de diseño y tendencia. Jorge toma como punto de partida la creación de prendas a través del oficio sastre, donde las terminaciones artesanales son protagonistas junto a la prolijidad y calidad. El proceso de diseño se ve influenciado por el “conocer es recordar”, tomando factores de la realidad y convirtiéndolos en objetos de vestir de manera sensible y eterna.


MIRADAS


Una neosastrería nunca antes vista se llevó todas las “miradas” esta noche. El factor novedad estuvo presente en todo: en la forma de las prendas, en la combinación de materiales, en la propuesta estética en general, en la puesta en escena, el styling, el makeup y el peinado. La paleta de color osciló entre clásicos como el marrón, el gris y el negro, y junto con géneros como la sarga de lana y el cuadrillé, y por último la confección “handmade”, formaron el conjunto de guiños perfecto para que no perdamos de vista entre tanta innovación que estábamos viendo sastrería.





Por otra parte, las variables tenían que ver con cuestiones como la morfología de las prendas, otros materiales y alteración en el sistema de conjunto tradicional. Así fue que pudimos disfrutar de trajes de vestir con crop tops, faldas con volados irregulares, minifaldas, y chaquetas atípicas, incluyendo como género al charol y completando el look con botas bucaneras en cueros metalizados.







Por: Gisella Martino

PH: Matías Gusmano

THE FASHION RUE.