Street Color: Milán Fashion Week

Milán, sin dudas la ciudad en la que convergen todos los diseños, capital mundial de la moda, donde las firmas más importantes del sector tienen su sede al igual que los diseñadores más famosos del mundo. Una vez más, estuvimos ahí, en donde más nos importa, en las calles de la imponente Milán siguiendo las tendencias más fuertes.

Lo que viene sucediendo en estas semanas de la moda es bastante inusual, casi siempre se pueden inferir distintas tendencias pero siguiendo un relato a lo largo de todas las ciudades. No quiero decir que no haya coherencia entre unas y otras, sino que se ha visto todo muy dividido, recordemos París Haute Couture: se destacaba la influencia del boho y el estilo romántico en faldas, tulles, bordados y apliques; en Londres teníamos dos corrientes muy fuertes, el estampado a cuadros y el amarillo, muchas veces conviviendo las dos en el mismo sistema de conjunto. Finalmente en Milán, presenciamos un fenómeno de la moda muy divertido, se podría decir que el Street Style de esta ciudad puede agruparse en colores.


VIOLETA: el color del año según Pantone, no hace unos meses que lo nombraron y ya causa furor en las calles de las principales capitales de la moda. Estoy segura de que lo vamos a ver mucho en los próximos días donde Buenos Aires es protagonista de los desfiles que marcarán tendencia la próxima temporada. El violeta es considerado, por la psicología del color, frío. Aporta la estabilidad del azul y la energía del rojo, Se asocia a la realeza y simboliza poder, nobleza, lujo y ambición. Sugiere riqueza y extravagancia. El violeta también está asociado con la sabiduría, la creatividad, la independencia, la dignidad. Con lo cual vamos a ver a muchas mujeres independientes, emprendedoras y empresarias, seguramente, vestir este color.




AZUL: un clásico, no hay ni temporada ni estación ni año que deje de usarse. El azul es el color del cielo y del mar, por lo que la psicología de este color dice que se suele asociar con la estabilidad y la profundidad. Por otro lado en cuanto a la parte más sensitiva de los colores, representa la lealtad, la confianza, la sabiduría, la inteligencia, la fe, la verdad y el cielo eterno. Se le considera un color beneficioso tanto para el cuerpo como para la mente. Retarda el metabolismo y produce un efecto relajante. Es un color fuertemente ligado a la tranquilidad y la calma. Siendo uno de los colores predilectos de muchas edades y en especial del Medioevo, en heráldica el azul simboliza la sinceridad y la piedad. Al contrario de los colores emocionalmente calientes como rojo, naranja y amarillo, el azul es un color frío ligado a la inteligencia y la consciencia. Ahora que conocemos un poquito más sobre este color entendemos por qué es más que nada uno que lo llevan en su vestimenta los más conservadores, en tonalidades más oscuras o más claras, como el marino o el celeste o azul claro, y siendo tan versátil que es usado tanto por hombres como por mujeres, en mayor medida los hombres. En este caso las fashionistas lo han implementado en tonalidades estridentes y llamativas, en proporciones visuales lo suficientemente grandes como para que nuestro ojo reciba puro azul.




VERDE: uno de mis colores favoritos y que sea bien brillante y saturado por favor. No me importa si está de moda o no, si es tendencia o no, si es invierno o verano, lo amo! Me siento pura energía cuando uso verde, me siento alegre y auténtica. Veamos ahora lo que realmente significa este color: El verde es el color de la naturaleza por excelencia. Representa armonía, crecimiento, exuberancia, fertilidad y frescura. Tiene una fuerte relación a nivel emocional con la seguridad. Este color tiene un gran poder de curación, es el color más relajante para el ojo humano y puede ayudar a mejorar la vista. Con lo cual creo que les puedo asegurar que el verde representa todo lo bueno, recuerden también que es el color de la esperanza. A continuación vamos a ver cómo lo llevaron las amantes de la moda en la ciudad de Milán, en looks monocromos o combinado con otros colores pero siempre dejando que se robe todo el protagonismo.




AMARILLO: lo recordamos del Street Style de Londres, sí que hizo furor, sí que se llevo todas las mirada y sí que fue protagonista en las calles de una gris y lluviosa ciudad, la capital británica, sede de otra semana de la moda. Veamos qué significa este color y por qué en los últimos lo hemos visto regresar al guardarropas de muchas de nosotras. El amarillo simboliza la luz del sol. Representa la alegría, la felicidad, la inteligencia y la energía; sin dudas es un color que asocio a lo divertido y a lo lúdico, pero además provoca alegría, estimula la actividad mental. Es un color espontáneo, variable, por lo que no es adecuado para sugerir seguridad o estabilidad. Se ha comprobado que el uso del amarillo en exceso puede llegar a perturbar o irritar a una persona, con lo cual chicas, hay que emplearlo con cautela, no por nada es uno de los colores más difíciles de combinar.




ROJO: el color “osado”, el “atrevido”, el “sexy” y “fatal”, algunas de las cosas que he escuchado sobre vestir este color… Veamos qué es lo que realmente significa: el rojo es el color del fuego y el de la sangre, por lo que se le asocia al peligro, la guerra, la energía, la fortaleza, la determinación, así como a la pasión, al deseo y al amor. Es un color muy intenso a nivel emocional. Mejora el metabolismo humano, aumenta el ritmo respiratorio y eleva la presión sanguínea. Se asocia a la estimulación, la pasión, la fuerza, la revolución, la virilidad y el peligro. Probablemente, esto tenga mucho que ver con que el rojo es el color de la sangre, que también asociamos a cierta noción de vitalidad, agresividad y sensaciones extremas. El rojo retorna con cada nueva colección y cada nueva temporada, sin embargo no abunda en muchos de nuestros clossets, creo que en Buenos Aires en particular, seguimos prejuzgando este color y lo dejamos para las más audaces o atrevidas, muchas veces para la noche y ocasiones especiales. Creo que deberíamos perderle un poquito el respeto al rojo, jugar con él y con sus diferentes totalidades, dejar de etiquetarlo como que le queda mejor a rubias o a morochas y en tales o cuales prendas. Explotemos todas las propiedades positivas de él.




ROSA: uno de mis favoritos, el más amigable para mí y me pone muy contenta que haya hecho su gran aparición en la semana de la moda de Milán. Amo que hoy en día se haya convertido en un color sin género, para todos los gustos, para todas las edades, simplemente para quien quiera usarlo. El color rosa es el más sentimental y sensible de todos los colores, por lo tanto, si hablamos de sentimientos éste representa el amor, el cariño, la sensibilidad y la ternura. Todos son sentimientos positivos, el rosa no simboliza nunca nada negativo contrariamente a la mayoría de los colores que sí lo hacen. Por todo esto, el color rosa aporta felicidad y bienestar y representa a personas bondadosas e inocentes. Hay algo de la ingenuidad y la inocencia con el rosa, ¿no? En relación a las sensaciones que puede transmitir este color siempre son buenas y delicadas; suele aportar bastante tranquilidad, calma y relajación por lo que en épocas de estrés no está de mal rodearse de lugares u objetos rosas. Emocionalmente puede crear mucho bienestar y paz interior, por eso se usa la frase “ver el mundo de color rosa” para expresar el bienestar total y absoluto y la felicidad completa. Veamos cómo hizo presencia el poderoso rosa en MFW:




Por: Gisella Martino @gmartinoc

PH:Romina Introini @romilux

THE FASHION RUE.